Brackets autoligados: ¿qué son y cuales son sus ventajas?

brackets autoligados

Tener una buena sonrisa ha sido uno de los objetivos del ser humano desde hace ya varios años, no sólo por razones estéticas, sino también para mejorar la salud de los dientes y las encías. La industria de la ortodoncia es una de las más grandes e importantes al día de hoy, y cada vez son más los pacientes que buscan corregir su dentadura utilizando alguno de sus procedimientos. 

Sin duda alguna, los brackets son uno de los tratamientos de ortodoncia más populares y más exitosos cuando de corregir la dentadura se trata. Estos consisten en pequeños cuadros de metal, resina, zafiro o porcelana, que se adhieren temporalmente a los dientes y son unidos mediante arcos. Tradicionalmente, el sistema de brackets emplea bandas elásticas que envuelven al metal y se unen al arco. De esta manera, la fuerza de los dientes une a los brackets con los arcos, creando fricción entre ellos. 

Sin embargo, en los últimos años, un nuevo procedimiento de ortodoncia ha logrado competir con los brackets tradicionales, debido a sus diversas ventajas. Se tratan de los brackets autoligados, los cuales, aunque parecen similares, son un tratamiento más nuevo que consigue el mismo resultado pero en menos tiempo. 

¿En qué se diferencian los brackets autoligados de los tradicionales?

Los brackets autoligados son un sistema de ortodoncia fijo, de autoligado pasivo. La principal diferencia entre ambos, es que los brackets autoligados no utilizan ninguna liga o banda elástica alrededor del metal. En este caso, los brackets son unidos a los arcos utilizando un clip de metal, consiguiendo que los dientes se muevan aplicando menor fricción. De igual manera, el tamaño del bracket es más pequeño que el convencional, y éste puede ser de metal o de cerámica transparente. 

El tratamiento de los brackets autoligados es significativamente menor al de los brackets tradicionales, ya que los dientes se mueven mediante una especie de tubo que atraviesa los brackets mediante los clips. De esta manera, el “tubo” o “arco” tiene mayor movilidad sobre los dientes en su lugar. Gracias a esto, las visitas al ortodoncista pueden ser más espaciadas y los ajustes se pueden realizar más rápido, ya que no hay necesidad de cambiar las ligas. Además, otra de las grandes ventajas es que los brackets autoligados producen menos dolor en los pacientes, al tener movimientos más precisos, sin necesidad de ajustar bandas elásticas cada cierto tiempo. 

Si estás pensando en corregir tu dentadura utilizando brackets autoligados o buscas cualquier tipo de servicio dental, ¡no lo pienses más! En D-Natural nos preocupamos por que todos gocen de una sonrisa perfecta. ¡Contáctanos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *