Tipos de cepillos dentales: diferencias y beneficios de cada uno

cepillos dentales

Los cepillos dentales son la herramienta más sencilla y al alcance que tenemos para mantener una buena higiene bucal. Desde pequeños, nos enseñan a lavarnos los dientes con cepillos convencionales, siempre cuidando que estos se encuentren en buenas condiciones. Y, dado que es una herramienta de uso cotidiano, es necesario saber que existen diversos tipos de cepillos dentales que sirven para funciones específicas. 

¿Qué tipos de cepillos dentales existen y cuál es el mejor para ti?

Una forma de clasificar los cepillos de dientes es dependiendo la dureza de estas fibras. 

Cepillos convencionales o de fibras duras

Están hechos para acceder a casi todas las partes del interior de nuestra boca y así, limpiar los residuos de comida y bebidas que quedan rezagados. Para esto, se utilizan cerdas de fibras sintéticas.Los cepillos dentales de fibras duras son aquellos que se utilizan en las bocas más sanas, ya que las encías no se ven afectadas y no se raya el esmalte de cada diente. 

Cepillos suaves 

Son recomendados cuando el paciente padece de hipersensibilidad, gingivitis o problemas generales de sensibilidad a la presión dental. 

Cepillos interproximales 

Se utilizan para eliminar el sarro entre los espacios proximales (por ende, el nombre). El mango es más corto y la cabeza es mucho más pequeña, con forma que termina casi en una punta para poder acceder mejor a los espacios. 

Cepillos postquirúrgicos 

Su objetivo es poder cepillar los dientes mientras se produce una cicatrización dentro de la boca por alguna cirugía bucal. La cabeza es pequeña y sus cerdas son extra suaves para evitar rasgaduras. 

Cepillos de ortodoncia

Los cepillos de dientes con cabezales ortodóncicos son aquellos diseñados para realizar la limpieza de los brackets o los frenos. Estos tienen forma de una hilera con fibras más cortas que logran acceder a los espacios debajo del metal. 

Cepillos periodontales 

Tienen un cabezal compuesto de dos tiras con cerdas separadas entre sí, para garantizar la limpieza de los espacios interdentales (y las encías) en pacientes que padecen de gingivitis o periodontitis. 

Cepillos eléctricos 

Estos contienen un espacio intercambiable para los cabezales, dependiendo de tus necesidades, y funcionan a través de baterías o cargándose a la corriente eléctrica. 

Recuerda que, sea cual sea tu elección de cepillo dental, es recomendable cambiarlos cada 3 meses en promedio, para evitar que bacterias y residuos de comida se cultiven entre las cerdas y no baje su efectividad. Asimismo, es importante cepillarnos los dientes de manera correcta para evitar hacernos daño y poder optimizar nuestra salud bucal. 

En D-Natural, ofrecemos todo tipo de servicios para asegurarnos que tu sonrisa siempre se encuentre sana y reluciente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *