sensibilidad dental d-natural blog

La sensibilidad dental: ¿por qué me duelen los dientes?

La sensibilidad dental es una de las causas más comunes de dolores e incomodidad en los dientes. Usualmente se presenta como un pinchazo agudo y breve cuando los dientes entran en contacto con cosas frías, calientes, muy dulces o muy ácidas. en algunos casos, incluso ocurre al inhalar aire en temperaturas frías. 

Para poder entender bien cómo es que surge la sensibilidad, hay que entender la anatomía de los dientes. Un diente está compuesto de 3 capas principales: el esmalte, la dentina y la pulpa. El esmalte dental está formado principalmente por un mineral llamado hidroxiapatita. Este mineral es el más duro en el cuerpo y recubre el interior del diente. Le sigue la dentina, que es una capa de tejido que está conectado a los nervios. Finalmente, se encuentra la pulpa, conformada por nervios, vasos sanguíneos y tejido conectivo.

¿Por qué se produce la sensibilidad dental?

El objetivo del esmalte es proteger el interior del diente. Cuando este se desgasta y la dentina queda expuesta, es cuando aparece la sensibilidad dental. Entonces, una de las principales medidas para evitar este tipo de dolor es cuidar el esmalte. Para ello, necesitamos saber primero, ¿qué lo desgasta? Algunas de las principales causas de desgaste son las siguientes:

  1. Cepillado excesivo: Cuando cepillamos demasiadas veces al día o utilizamos más fuerza de la necesaria, realizamos demasiada fricción en el esmalte, lo que lo debilita. Asimismo, esta práctica afecta las encías y las separa de los dientes, dejando expuestas áreas sensibles.
  2. Enfermedades periodontales: Las encías, al inflamarse, se apartan de los dientes poco a poco, exhibiendo en algunos casos los nervios. 
  3. Una dieta ácida: Ingerir en exceso alimentos y bebidas ácidas y/o gaseosas también provoca el desgaste del esmalte dental. 
  4. Falta de higiene dental: La acumulación del sarro también genera que la línea de las encías se inflamen y que la capa exterior vaya perdiendo fortaleza. Por eso, es importante mantener una rutina de higiene (cepillado, hilo dental y enjuague) correcta que permita deshacernos de todas las bacterias. 

Además de evitar lo anterior, te recomendamos utilizar pasta dental para dientes sensibles.

La sensibilidad dental afecta a entre el 20 % y 35 % de la población, y puede tener repercusiones graves en la salud bucal si ésta no es atendida a tiempo. El desgaste del esmalte no solo provoca sensibilidad al comer, sino que también abre las puertas a las caries y enfermedades periodontales. 

Por eso, te exhortamos a visitar al dentista al menos dos veces al año para monitorear tu salud bucal y realizar procesos de limpieza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *