las papilas gustativas blog dnatural

Las papilas gustativas

Para muchos, uno de los mayores placeres de la vida es comer. Como ocurre en cierta película animada: al sentir la comida en la boca, nuestro cuerpo puede experimentar diversas sensaciones, las cuales suceden gracias a las papilas gustativas. Estas “bolitas” son pequeños receptores sensoriales que detectan ciertos estímulos al momento de entrar en contacto con algo. Estos estímulos llegan al cerebro, que los transforma en sabores, texturas, temperatura y consistencia.

Tenemos alrededor de diez mil papilas gustativas. Estas se regeneran, más o menos, cada dos semanas. Sin embargo, ciertos hábitos como fumar o beber alcohol pueden reducir su cantidad, lo que provoca pérdida del sentido del gusto. 

Son elementos del cuerpo en los que no reparamos mucho, pero son fascinantes. Por eso, a continuación te dejamos más información sobre ellas.

Tipos de papilas gustativas

Estos pequeños receptores no solo están en la lengua, sino que también se encuentran en el paladar blando. Además, cabe mencionar que no todas las papilas son iguales. Existen cuatro tipos diferentes.

tipos-de-papilas-gustativas-blog-d-natural
  • Fungiformes: Tienen una forma de hongo. Están en la parte frontal de la lengua y perciben los sabores dulces.
  • Filiformes: Tienen una forma cónica. Se encuentran en dos tercios de la superficie de la lengua. Perciben los sabores salados y ácidos, además de tener función táctil y térmica. Además, ayudan a masticar.
  • Foliadas: Están ubicadas en los pliegues laterales de la lengua, así como en el dorso.
  • Calciformes: Están en la parte posterior de la lengua, donde inicia la garganta. Perciben el sabor amargo.

Cuidados

Como mencionamos anteriormente, las papilas gustativas se regeneran, pero eso no significa que sea irrelevante cuidarlas. Estos receptores pueden dañarse con el tiempo, además de que con la edad se regeneran en menor cantidad. Por lo tanto, es de interés cuidarlas en el día a día con las siguientes pequeñas y sencillas acciones. 

  • No consumir alimentos o bebidas extremadamente calientes o fríos.
  • Después de cepillar los dientes, también cepillar suavemente la lengua.
  • Visitar a tu dentista al menos una vez al año.
  • Evitar el consumo constante de alimentos condimentados en exceso.
  • Reducir o, de preferencia, evitar el consumo de tabaco y alcohol.

Por otro lado, las papilas también pueden inflamarse debido a mordeduras, quemaduras, irritación o alergias. Si este es el caso, la inflamación desaparece un máximo de un día. No obstante, si la inflamación continúa, te recomendamos evitar remedios caseros en caso de lesión y visita a tu dentista.

En D-natural contamos con expertos en todas las especialidades de odontología. Conócenos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *