Perforaciones en la boca y lengua

perforaciones en la boca y lengua d-natural blog

Las perforaciones, al igual que los tatuajes, son una práctica cada vez más común, y aceptada. Sin embargo, antes de realizarse, es importante saber qué implica el procedimiento, así como los riesgos. De esta manera, se puede llevar a cabo una perforación segura y con los cuidados adecuados.

Perforaciones, ¿afectan la salud bucal?

En general, las perforaciones bucales tienen el mismo procedimiento básico que con las perforaciones en otras partes del cuerpo.

  1. Se limpia el área y se marca el lugar a perforar con un plumón.
  2. Se aplica anestesia local (dependiendo del lugar).
  3. Se perfora y se coloca la joyería.

No obstante, con los piercings en la boca (ya sea en los labios, mejillas o lengua), hay particularidades y cuidados adicionales debido a los tejidos presentes. Por ejemplo, el periodo de cicatrización es de entre uno y dos meses en la zona bucal. Cabe destacar: la boca es una de las zonas que más rápido cicatriza.

Riesgos

El riesgo más común y evitable es el de una infección. Esta usualmente es causada por descuido del que realiza el procedimiento o por la falta de cuidado e higiene posterior. En caso de una infección, es vital acudir al médico.

Por otro lado, en casos extremos, una mala perforación en la lengua puede provocar la perforación de un nervio o vaso sanguíneo. En estos casos, es posible que haya, no solo pérdida de sangre, sino pérdida de funciones en la lengua.

Aunado a esto, cabe mencionar que la existencia de un objeto ajeno a la boca provoca cambios en los movimientos naturales de la boca. En el caso de la lengua, esta se adapta a moverse diferente para cumplir su función con el objeto. Y, por su parte, los dientes rozan con el objeto metálico en cuestión, lo que lleva a desgaste del esmalte y acumulación de placa.

Otros problemas que se pueden desarrollar son:

  • Enfermedades periodontales
  • Traumatismos dentales (fracturas y fisuras): El rozamiento entre diente y objeto metálico puede desgastar el diente o provocar el astillamiento o hasta fractura de alguna pieza.
  • Resección gingival
  • Maloclusiones dentales
  • Cáncer de lengua
  • Alteraciones del habla
  • Halitosis
  • Alteraciones del gusto

Recomendaciones generales

Previo a hacerte una perforación, te exhortamos a consultarlo con tu dentista. Él puede explicarte más a detalle los riesgos y determinar si hacerlo puede intervenir con tu tratamiento de ortodoncia, por ejemplo. De hacerlo, te recomendamos lo siguiente:

  • No tomar analgésicos antes del procedimiento, ya que pueden interferir con la coagulación. 
  • Utilizar piercings de titanio, acero quirúrgico u oro quirúrgico esterilizados. 
  • Al momento, verificar que la aguja y pieza sea nueva y estéril.
  • No consumir comidas con mucha grasa posterior al procedimiento. 
  • Realizar rigurosamente la rutina de higiene dental con un cepillo de cerdas suaves.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *